jueves, octubre 19, 2006

Distrinando: una empresa familiar que superó todas las crisis y va por la tercera generación

Jorge Lopez, presidente de Distrinando S.A., una pyme de calzado, habló en Noavestruz sobre la importancia de preservar los valores familiares, cómo lograron superar las crisis a lo largo de tantos años, y cómo es exportar hoy en día.


Distrinando S.A. es una empresa familiar que comenzó sus actividades en 1934. Desde su inicio, la actividad fue enfocada al calzado y accesorios, y se realizaba únicamente por canales minoristas a través de tres locales comerciales. Durante 35 años se trabajó así, hasta que comenzaron a operar en el mercado mayorista. Hoy en día, Distrinando es una firma consolidada con muy buenos resultados en casi todos los segmentos del rubro. Actualmente es dirigida por la segunda y tercera generación. Jorge López, hijo de uno de los fundadores de la empresa y actual presidente, dialogó en Noavestruz con Nino Fernández.

¿Cuáles son las claves para que una pyme se mantenga 70 años en el mercado?

La seriedad y honestidad a través de los años que nos inculcaron nuestros abuelos es lo que sirve para que la empresa avance. Y nosotros tratamos de inculcarlo a la generación que sigue. Todo nace en el año 1934 con hijos de emigrantes españoles, que deciden poner una zapatería. Y a partir de allí se fue creciendo, algunos de la familia siguieron su camino, pero yo decidí acompañarlos a ellos. Llegó un momento en que buscamos diversificar y empezamos trabajar con una distribuidora de calzado y así llegamos a lo que somos hoy, que importamos y exportamos, incluso a Brasil, que es el segundo productor del mundo. Hoy no solo competimos con ellos, sino que también le estamos vendiendo. Y hoy se involucra la tercera generación, que es mi hijo y ya maneja gran parte de la empresa

¿Cómo lograron diferenciarse de los brasileros?

Nosotros en realidad fabricamos lo mismo que Brasil. La diferencia es que el tipo de cambio favorece ampliamente a Argentina. Hoy se ha llegado a grandes exportaciones, el problema es el “made in Argentina”: es muy difícil exportar productos nacionales. Por otra parte, cuando uno trabaja en el mercado del exterior, como no tenemos ninguna seguridad con el dólar, siempre es jugar con fuego, pero vamos bien.

¿Cuáles son las enseñanzas de la primera generación?

Básicamente, mantener la palabra y respetar lo que se ha convenido. A nosotros la crisis de 2001 nos agarra con una deuda muy importante fuera del país. Nosotros nunca quisimos deberle a nadie, pero era imposible pagar. Fue tremendo, yo de hecho tuve un infarto. Pero le sacamos pecho, nos volvimos a recuperar y tuvimos fe. El personal comprendió la situación y se ajusto al momento y hoy tenemos la recompensa. Llegamos a un arreglo y hoy trabajamos en el exterior igual que trabajamos en nuestro país. Y eso es lo que tratamos de inculcarle a nuestros hijos.

Actualmenete, Distrinando es representante en Argentina de la firma brasilera Nomad, que fabrica más de 60 mil pares por día. De todos modos poseen dos marcas propias: Titina y Chocolate para abastecer al mercado interno. También poseen una fábrica en Bolívar y funcionan en una planta que perteneció a la empresa Gatic. Allí poseen 120 empleados y fabrican productos con la licencia Le Coq.

Página web de la empresa: www.distrinando.com


2 comentarios:

tsaomisft135 dijo...

hola, muy linda la trayectoria de la empresa. estudio Marketing y elegí ésta empresa para realizar una proyección en la clase con respecto a los canales de distribucion. Sin compromiso alguno, ¿podrían enviarme un e-mail con datos relacionado a ésto? (por ej: ubic geográfica de la emp y los canales que utilizan p/ llegar al consumidor; servicios que ofrescan junto al producto - ej: garantias del prod; presentacion del mismo; etc.- tamaños de los canales que utlizan, flujos de comunicacion con los distribuidores; etc) cualquier dato que me puedan enviar va a ser de gran utilidad. desde ya muchas gracias, y nuevamente es sin compromiso.
Saludos a Uds. muy Atte - Daniela

Enviar a esta dirección por favor:

(danielarubia_ferranti@hotmail.com)

Anónimo dijo...

Las palabras son muy justas , la realidad que plantea tu hijo es muy diferente a la vieja escuela de palabra y respeto que su padre y abuelo inculcaron.
Saludos